¿Cómo puede convertirse el marketing en una filosofía?

21 Nov, 2019   |   de Luz Mariela Ruiz   |   Publicaciones Especiales

Desde hace muchos años, la humanidad viene preguntándose cosas acerca de la existencia, la moral, el bien, el mal, el conocimiento, la verdad…

Les tocó a los antiguos griegos sembrar las bases de estas discusiones. Gracias a los conceptos y conclusiones que ellos fueron elaborando con el pasar de los siglos, se asentaron los cimientos de las culturas y de la ciencia que hoy conocemos.

¿Qué entendemos por filosofía?

La palabra filosofía, que proviene del griego antiguo, significa literalmente: amor a la Sabiduría. Desde este amor, esta disciplina busca profundizar el estudio acerca de cuestiones fundamentales para el hombre.

Pareciera que se trata de conceptos muy abstractos: moral, existencia, conocimiento, y un largo etcétera, pero realmente, tales conceptos están atados a todo lo que hacemos, pensamos y decimos en nuestra cotidianidad. Visto así, lo abstracto desaparece y se ve la aplicabilidad en nuestro día a día.

Gracias a la filosofía, podemos entender mejor nuestros aspectos sociales, políticos y económicos; promueve el pensamiento crítico y nos induce a analizar de forma racional y con sustento las diversas ópticas que sobre algún tema se presentan.

Celebra el día mundial de la filosofía

El tercer jueves de noviembre de cada año, la UNESCO llama a celebrar el Día mundial de la filosofía.

Esta celebración nos invita a reconocer y valorar la importancia de entender la realidad y fomentar el pensamiento crítico e independiente que permita la mejor comprensión del mundo. Con el fin de mantener un mundo en equilibrio y en paz, sobre las bases del respeto.

El marketing como filosofía

Vamos a centrarnos en el concepto original de marketing.

Apelemos al gran gurú del marketing del siglo XX, Philip Kotler, quien nos dice que:

...el marketing es un proceso social y administrativo mediante el cual grupos e individuos obtienen lo que necesitan y desean a través de generar, ofrecer e intercambiar productos de valor con sus semejantes”

Un empresario que produce un bien o un servicio quiere ofrecerlo a un público, convencido de que su oferta ayuda a ese público ante una necesidad que presenta. Es decir, sustenta su producción en un requerimiento del consumidor. Una necesidad real.

El consumidor a su vez es quien determina qué va a adquirir. Optará por aquella marca que le resulte mejor.

Partiendo de que lo anterior es así, se habla entonces de crear una estrategia de comunicación que facilite la venta, orientada a ser llamativa y eficaz, con un buen contenido y uso de elementos visuales que hagan calar el mensaje.

Todo esto subyace sobre una base sólida de principios y ética que permita manejar una relación de respeto entre la marca y el consumidor. Visto así, podemos decir que, en este caso, existe el marketing como filosofía.

Ahora bien, puede suceder que observes situaciones donde el marketing se oriente a atender la demanda de un mercado. Que en dicho mercado el foco principal sea la venta de productos o servicios que deben ser consumidos por alguien, sin que satisfagan las necesidades de ese grupo de usuarios y sin tomar en cuenta el respeto de la relación marca-consumidor, apartando, además, los principios y la ética.

Cuando esto ocurre, no estamos ante el marketing como filosofía. Estamos al frente de una acción de venta, pura y simple. Esta no es la concepción originaria del marketing. Es una desviación.

12 principios filosóficos a tener presente en el marketing

1. Crear valor y satisfacción para los clientes

Todo lo que produzca el marketing debe tener como propósito darle valor y utilidad a los consumidores. Responder a sus necesidades es su fin. Estudiar al público consumidor es lo que facilita la detección de necesidades. No se trata de crear necesidades infundadas, basta con determinar las que existen, que son bastantes, y abordar soluciones para ellas.

2. Contribuir a que la organización que genera el bien o servicio obtenga su utilidad esperada

Estamos claros que una organización que decide crear un bien o prestar un servicio, lo hace en función a su misión. Y, lógicamente, dentro de lo que quiere hacer está lograr su sostenibilidad en el espacio y en el tiempo. Esto pasa por entender que al invertir en lo que produce debe tener un retorno que asegure su sustentabilidad. El marketing, con sus estrategias, tendrá siempre presente esta premisa.

3. Definir y realizar tareas específicas de análisis, planificación, implementación y control

Las tareas deben permitir la captación de nuevos clientes y la fidelización de los que ya existen.

Solo mediante la definición de una estrategia y un plan de trabajo se puede asegurar lograr los objetivos.

La definición de tareas, asignación de responsabilidades, seguimiento, medición y comunicación son aspectos básicos para avanzar, según lo acordado.

4. Fundamentar las comunicaciones en la verdad

Expresar la verdad va en línea directa con la confianza y credibilidad que queremos generar en nuestro entorno. Así se consolida la reputación. Es una bandera que abre muchas puertas.

5. Tener en cuenta los tipos de consumidores

El análisis y segmentación del mercado ayuda a lograrlo. ¿Por qué es tan necesario?

Estudiar los tipos de públicos nos permite configurar el mejor mensaje, a la medida. Ubicar el tono con el que debe emitirse el contenido; la hora y frecuencia para compartirlo.

6. Cuidar la privacidad del consumidor

Nunca podemos exponer a nuestros usuarios. Preservar su privacidad no tiene discusión.

7. Atender el marco legal donde se desarrollen las acciones de marketing

Siempre debemos estar atentos a la legislación del lugar donde estemos definiendo y realizando una acción de marketing.

Estar al margen de la ley no es una opción.

8. Contribuir con el ejercicio y promoción del buen Marketing

Con nuestras acciones promovemos la verdadera esencia del Marketing. Apuntemos a dejarlo bien en alto.

9. Los profesionales del marketing deben mostrar de forma consistente valores

La responsabilidad, honestidad, veracidad y profesionalismo, son algunos valores imprescindibles.

10. Resaltar los valores de la marca

Los valores de la marca no pueden estar encajonados. Deben cobrar vida cada día. Fortalecerlos y darles organicidad es clave.

11. Aceptar los errores

Rectificar es de sabios, dicen por allí.

12. No manipular

Sí enamorar

13. Conocimiento para generar conciencia, convicción y compromiso

¿Qué no debemos hacer en el marketing?

  • Presentar ofertas engañosas.
  • Promocionar características o condiciones del producto o servicio que no son ciertas.
  • Ir en contra del basamento legal.
  • Crear falsas expectativas.
  • No conocer al público objetivo.
  • No formarte.
  • Perder la empatía.

¿Más? Hay muchas cosas más que no debemos hacer. Solo quisimos mencionar algunas y dejarte la tarea de revisar en tu interior, ¿cuántas más agregarías a esta lista?


Reflexiones al cierre

Ante la evolución de las tecnologías, los consumidores van mutando. El marketing también. Atraer a usuarios es su meta, pero solo lo logrará aportando valor y atendiendo aspectos relevantes.

Mientras más honesto, genuino y transparente sea el marketing, mejor calará y su reputación se fortalecerá. Solo así se dará la coherencia y consistencia que genera confianza y credibilidad.

Una marca que conjugue estas afirmaciones, entenderá la esencia de la filosofía del marketing.

Los contenidos que se deriven del marketing deben tener como propósito crear un mejor mundo. Hacer que la marca y el consumidor así lo entiendan y así lo asuman, es todo un reto. Y es lo que puede generar ese marco de confianza y respeto.

Todo lo que producimos no viene de la nada. Viene de alguna materia que tomamos de nuestro planeta. Producir para atender las necesidades de la humanidad pasa por comprender lo que es la coexistencia entre la humanidad y su entorno. Esto es clave para la supervivencia de ambos.

El marketing juega un importante papel para lograr un equilibrio en este sentido. Marcas generando soluciones a necesidades reales e importantes de los usuarios es clave para lograrlo.

Nunca pensemos que la filosofía del marketing es solo cuestión de costos, logos y publicidad.

En un mundo donde captar la atención de los usuarios es cada día más difícil, hacerlo desde la esencia filosófica del marketing es lo que corresponde.

“No encuentres clientes para tu producto. Encuentra productos para tus clientes.”

Seth Godin

Luz Mariela Ruiz

Ingeniero de Sistemas con experiencia en Planificación Estratégica y Análisis Organizacional. Como creyente de la magia en las letras, me dedico a la creacion de contenidos que se conecten con el lector, respondiendo a sus necesidades; siempre desde la ética y el respeto.

Mensajes Relacionados
Vamos todos a proteger nuestros animales con estrategias de contenido

Ayudemos a nuestros animales utilizando estrategias de marketing para crear contenido emotivo y a favor de la protección animal.

3 campañas que impulsan la donación de órganos con creatividad

La creatividad es la protagonista en estas 3 campañas que nos muestran que el contenido es un excelente apoyo para el marketing social.

Marketing para sonreír: Haz que tus contenidos despierten carcajadas

Descubre las mejores estrategias de marketing para hacer reír a las personas a través de contenido con mucho sentido del humor.

Ilumina tu marca promoviendo el ahorro de energía

Cuáles son las estrategias que puede adoptar tu marca para ahorrar energía y cómo lo han hecho otras empresas.

Suscríbete al newsletter de Nido Colectivo

Regístrate con tu email para recibir novedades, noticias y consejos.

* No compartimos tu información personal con nadie. Al registrarte, aceptarás recibir ofertas, promociones y otros mensajes comerciales de Nido Colectivo. Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Comentarios