"Granja de influencers": El fenómeno chino que invade las calles

04 Jun, 2023   |   de Kysbel Hidalgo   |   Estrategia de Ventas, Creadores de Contenido, Marcas e influencers

La realidad finalmente alcanzó a la ficción, o al menos podemos encontrar ciertas semejanzas entre la serie Black Mirror de Netflix y la “fábrica de influencers en China”, cuyos streamers trabajan en las calles de los distritos más ricos del país para ganar dinero.

Recientemente, la influencer Naomi Wu mostró a través de un hilo en Twitter fotos de decenas de jóvenes streamers en las calles de China grabando contenido. Los tweets detallan como la denominada Chinese Streaming Factory es la nueva moda que surgió en el país asiático, mientras compartía fotografías y videos en los que se aprecian hileras de trípodes, aros de luz y micrófonos.

La vista resulta curiosa y surrealista, debido a que es una práctica que por ahora no es común en occidente. No obstante, la “granja” o escuela de influencers China podría generar una serie de repercusiones para el marketing y los creadores de contenido a nivel mundial.

¡Conozcamos enseguida cómo los influencers chinos están cambiando la manera de crear contenido!

“Deja de comprar cosas que no necesitas para impresionar a personas que no le importas”

Suze Orman

Chinese streaming factory

En los últimos años, muchos influencers a nivel mundial han luchado por reivindicar su labor, expresando que debe ser considerada como un trabajo formal y honrado; pese al rechazo que genera en algunas personas, quienes lo consideran como un “hobby sin sentido”. Sin importar la opinión de un sector de la población, en la última década el número de creadores de contenido e influencers ha subido como la espuma; debido a la posibilidad de ganar dinero haciendo una actividad que genera satisfacción. Sin embargo, ser streamers China es una situación diferente; ya que surgió un nuevo modus operandi completamente diferente a lo que conocemos.

Miles de influencers, en su mayoría mujeres que rondan los veinte años de edad, ven la oportunidad de crear contenido y realizar streaming en espacios públicos destinados especialmente para ello. Este fenómeno fue llamado en redes sociales como “las fábricas de influencers de China”; debido a que son sitios habilitados en el país asiático para crear contenidos para internet.

Me interesa:
>>Jasper AI: La mejor inteligencia artificial que crea textos calidad

¿Qué es una fábrica de influencers?

Las “granjas de influencers” o “fábrica de influencers en China”, son espacios públicos ubicados en zonas adineradas del país asiático especialmente destinadas para que los creadores graben sus contenidos o realicen transmisiones en directo. A diferencia de otros países, en China es importante la ubicación para generar un mayor impacto; por lo que las streamers aprovechan la geolocalización de las aplicaciones de transmisión para obtener más visitas y recibir mayores donaciones.

Sin embargo, esta era una práctica totalmente desconocida fuera de China, hasta que la influencer Naomi Wu posteó fotos y videos en los que detallaba lo que ocurría. La información se viralizó rápidamente, recibiendo el nombre de “fábrica de streaming” en redes sociales y generando todo tipo de reacciones entre los internautas; en especial porque se trata de una práctica de trabajo en masa que está normalizada en China.

Las streamers acuden a los espacios habilitados con todo un despliegue de medios audiovisuales a su alcance: aros de luz, trípodes, micrófonos, smartphones, laptops, mesas de sonido y cualquier accesorio que pueda elevar la calidad de sus transmisiones. Debido al nivel de preparación, algunas personas en el foro Reddit comenzaron a especular de que había compañías aportando materiales a las chicas que quieran ganarse la vida creando contenido en internet a cambio de porcentajes o montos fijos en sus ingresos mensuales.

Aunque puede lucir extraño o curioso, Wu asegura que las chicas se sienten a gusto colaborando entre ellas y compartiendo el espacio juntas. Aun así, las discusiones en Reddit mantienen posiciones sólidas y negativas sobre los influencers chinos en la calle, expresando que “parecen una distopía”, “granjas para humanos” o que han “industrializado la individualidad”.

Entre sus tweets, Wu explica que las influencers necesitan esforzarse para poder triunfar en China, por lo que deben ser inteligentes, hermosas y tener algún talento especial como saber pintar, cocinar o cantar. Además, expresa que las ganancias son bastante buenas; aunque la mayoría de las chicas tienen otros trabajos formales que realizan durante el día.

La actividad también es considerablemente segura; ya que generalmente las streamers se encuentran en áreas ricas, rodeadas de seguridad y que si ocurre algo todo quedará grabado. Un lugar que se popularizó en los últimos meses fue la ciudad de Guilin, al sur de China, un sitio mágico lleno de montañas que sería la inspiración de Akira Toriyama para dibujar al Monte Paoz; hogar de Son Goku y su familia en el manga de Dragon Ball. Aunque no se trata de un distrito adinerado y elegante, la ubicación logró atraer la atención de millones de espectadores de todos los rincones del mundo.

¿Cuáles son las regulaciones para los influencers en China?

La popularización de las granjas de streamers en las calles de China han generado un impacto tan grande en la nación, que el gobierno se vio en la necesidad de anunciar medidas especiales para mantener el control de la situación. Entre las regulaciones, se anunció que se obligaría a los influencers a demostrar que están calificados para hablar sobre determinados temas durante sus transmisiones. El principal objetivo del gobierno chino es “evitar la divulgación de información errónea que pueda perjudicar a la población, generar conflictos o mal influenciar”.

Las regulaciones publicadas por el gobierno corresponden a un Código de Conducta, el cual está conformado por 18 artículos. Entre estos, destacan 31 conductas que están prohibidas durante los streaming: poner en duda el liderazgo del Partido Comunista Chino, difamar la cultura nacional o a figuras históricas, promover temas considerados como delicados o apostar por la ostentación. De acuerdo con sus autores, las normativas buscan “promover un ciberespacio saludable” en el que los influencers puedan trabajar cómodamente.

Los influencers chinos también tendrán que declarar sus ingresos y pagar impuestos conforme lo establecido en las leyes; ya que hace unos meses el presidente Xi Jinping solicitó al congreso regular los “ingresos excesivamente altos o irracionales” bajo el concepto de que la “sociedad debe tener prosperidad común”. Una medida creada específicamente para evitar otro caso como el ocurrido el pasado diciembre, en el que una presentadora de eventos online recibió una multa de 205 millones de dólares por evasión fiscal.

¿Las fábricas de contenido representan un problema real para el marketing?

El marketing de influencers lidia constantemente con problemas de diversos tipos, pero en los últimos meses, el que más ha generado inseguridades en los emprendedores, marcas y empresas es la dificultad para diferenciar agujas en pajares. A los profesionales encargados de gestionar las campañas de marketing les preocupa que los influencers en realidad no sean tan conocidos, relevantes o importantes como aparentan; ya que está comprobado como algunos han inflado sus presencias en las redes sociales, cuentan con seguidores falsos e interacciones compradas.

En la mayoría de los casos, los expertos en marketing buscan que los influencers tengan engagement, una conexión directa con sus seguidores y una basta fuente de consumidores. Razón por la cual los likes y la cantidad de followers dejaron de ser una fuente confiable para comprobar el alcance de un influencer; ya que las cifras suelen desvirtuar la realidad de lo que realmente se está haciendo.

Hasta hace poco, inflar cuentas en redes sociales para aparentar ser influencers de gran valor era una forma deshonesta de lucrarse que se hizo muy popular. Sin embargo, esta situación llevó a que los marketeros valoraran más las cuentas populares que tienen contenido fresco, con tonos personales y donde realmente se nota la interacción del público. Lo mismo sucede con los consumidores, los cuales confían más en los influencers con los que pueden crear una conexión y sentir cercanía. Pero desde que ser creador de contenido se convirtió en un negocio, la espontaneidad de los perfiles desapareció y se reemplazó por un contenido estructurado, en el que el objetivo es posicionarse y obtener la mayor cantidad de ingresos posible.

Es en este punto en el que comienza a tener un factor fundamental las “Chinese streaming factory” para redes sociales como Instagram, TikTok, Facebook, YouTube o Twitch; ya que pueden crear contenido real, auténtico y fresco con personas reales. No obstante, una investigación efectuada por The Wall Street Journal asegura que este tipo de contenido “se encuentra al límite de las normas de uso de las redes sociales”. Además, de que se están convirtiendo en un problema para las redes sociales de Meta, las cuales no pueden conectar con los usuarios debido a su particular modelo de gestión. Por estos motivos, el Journal considera que las granjas paulatinamente se están convirtiendo en un problema para el ecosistema de los influencers.

Por su parte, las fábricas de influencers aseguran que todas las acciones que realizan son completamente legítimas, y que no incumplen con ninguna normativa; ya que el objetivo principal es la creación de contenidos reales que sean capaces de atraer a una gran cantidad de espectadores. Por lo que generan contenidos pensados para conectar con las audiencias, ser viralizados y ganar seguidores naturales.

ENTONCES...

A simple vista, las fábricas de influencers en China podrían no parecer un problema para el marketing, los creadores de contenido o influenciadores a nivel mundial; ya que sólo se tratan de jóvenes haciendo videos como todos los demás. Sin embargo, la realidad es que en algunos casos se tratan de empresas contratando a personas para crear contenidos pensados para generar un impacto, lo que puede tener repercusiones dentro de algunos años. Esta situación se podría agravar considerablemente si se comienzan a crear granjas de forma masiva en otros países; debido a que terminarán por saturar el mercado, mientras eclipsan la visibilidad de los influencers reales y dificultan la correcta implementación de las campañas de marketing.

Provengan de una escuela de influencers China o no, una cosa sí es segura, los influencers chinos se esfuerzan en crear contenido de gran valor para los usuarios; por lo que no es de extrañar que muchos logren cosechar millones de visitas o seguidores en poco tiempo.

Imágenes: Unsplash

Edición: Karelys Medina

Kysbel Hidalgo

Abogada y Consultora Técnico en Criminalística de profesión. Redactora de Contenido e Ilustradora freelancer. Petite, seriéfila y metódica. ¡Viviendo cada día con hidalguía!

Divulgación de los afiliados

Este artículo puede contener enlaces de afiliados. El autor podrá ganar un porcentaje de comisión por cada venta realizada. Lea aquí para más información.

Affiliate Disclosure

This article may contain affiliate links. The author may earn a percentage of commission for each sale made. Read this for more information.

Mensajes Relacionados
6 tendencias del email marketing que desde ya debes revisar

¿Quieres implantar el email marketing dentro de tu estrategia de contenidos? Ven, te mostramos 6 tendencias que están dando resultados muy positivos.

Black Friday vs Buy Nothing day: contenidos a desarrollar en cada caso

Descubre algunos consejos que debes aplicar al hablar del Black Friday o del Buy Nothing Day, para que tus lectores tomen la mejor decisión al momento de realizar compras.

Celebra el día internacional del podcasting con un podcast en vivo

El podcast en vivo es sinónimo de mayor conexión con la audiencia. Conoce cómo ha evolucionado este formato, las tendencias y qué debes evitar para tener éxito con esta práctica.

¿Qué es el Inktober Challenge?

Descubre que es el reto inktober, cómo los challenges pueden ayudar a nuestras campañas publicitarias y la importancia que tiene este contenido generado por el usuario.