Guía de redacción SEO 2019: Tips y Técnicas para dominar los resultados de Google

13 Sep, 2019   |   de Luz Mariela Ruiz   |   Tendencias, Recursos y Materiales

¿Sabías que más del 90% de la interacción del usuario con Internet comienza con una búsqueda?

Cuando el usuario teclea algunas palabras en el motor de búsqueda que está utilizando, comienza el juego.

Es por ello que hablar de posicionarse ante Google o cualquier otro buscador, no es cualquier cosa.

Que un algoritmo de búsqueda nos saque en la primera página de resultados, producto de una consulta, requiere conocimiento y empeño.

SEO, Search Engine Optimization, es en definitiva un proceso que nos permite optimizar nuestros contenidos on-line de forma que cualquier motor de búsqueda nos presente ante el usuario en esa primera página de resultados. ¿Quién no quiere eso? Total, si publicamos algo en la web, es para que lo lean, lo vean, lo usen, lo compren…

Además, ¿sabías que entre todos los motores de búsqueda, Google es el más utilizado? Cerca del 60% de búsquedas en Internet se hacen por medio del Sr. Google. Es allí donde tenemos que mirar.

¿Qué es el algoritmo de Sr. Google?

El algoritmo que subyace detrás del motor de búsqueda Google, o de cualquier otro, es un conjunto de códigos de programación que permiten interpretar y clasificar los contenidos web existentes, con base a una serie de factores de posicionamiento. Básicamente eso es un algoritmo de búsqueda.

Estos algoritmos cambian continuamente por todo el avance en materia de tecnología de información que se tiene día a día, pero por sobre todo, cambian por las necesidades que plantean los usuarios constantemente al consultar en la web.

Google ha manifestado su interés por trabajar apegado a las necesidades de los usuarios, favorecer los textos más extensos, promover la actualización permanente de contenidos de los sitios web e impulsar la construcción de marcas.

Categorías de SEO

Ubiquémonos en contexto con las dos categorías de SEO que se vienen manejando: SEO On-page y SEO Off-page.

La primera se refiere a ciertas variables y consideraciones que debes tener muy presente en tu propia página. Es decir, en lo que está en tu rango de acción y que puedes controlar.

Mencionamos, en este caso, aspectos como títulos, sub-títulos, estructura del contenido, uso de palabras claves, etc.

La segunda categoría se refiere a variables que no están en tu entorno directo y que no puedes controlar con facilidad, tales como: manejos propios de las redes sociales, de los blogs y espacios web; incluyendo el comportamiento del protagonista principal: El usuario.

Teniendo claras estas dos categorías de SEO, en Nido Colectivo te invitamos a seguirnos en las próximas líneas donde estaremos compartiendo tips, técnicas, recomendaciones y… algunos consejitos, que aunque no los pediste, creemos que son importantes y relevantes.

¡Acompáñanos!

Tips, técnicas, recomendaciones que caen dentro del SEO On-page…

1. Definición del tema, investigación y uso de palabras claves

Precisa el tema sobre el cual vas a escribir. Investígalo, busca varios puntos de vista y establece una posición. Debes clarificar tu propósito al escribir. Define si vas a mostrar datos, ubícalos e identifica las fuentes, para valorarlas y luego mencionarlas.

Determina a qué audiencia vas a dirigirte. Elige el tono en el cual vas a escribir.

En este momento puedes ubicar las palabras claves a utilizar cuando comiences a redactar, las cuales te ayudarán a posicionar ante Google tus contenidos. Selecciona las palabras claves antes de empezar a escribir.

En fin, esta primera recomendación se refiere a la fase de preparación previa a comenzar a escribir. ¡Aprovéchala!

2. Escribir contenido de calidad

Diseña la estructura de contenido. Recuerda ser preciso y claro al exponer el mensaje. Focalízate en el tema. No divagues ni te disperses. Aprovecha tu creatividad y ponla a andar.

Recuerda hacer uso de los recursos visuales; las imágenes, infografías, videos, etc, que hagan más atractivo el contenido. Asimismo, utiliza las numeraciones, viñetas y negritas para darle amigabilidad a tus textos.

Ubica dónde colocarás las palabras claves previamente definidas con el contexto adecuado, no puedes saturar el contenido con ellas. Aparte de que no es necesario ni justo, Google se encargará de determinar cuándo se intenta manipular a su algoritmo para lograr un mejor ranking abusando del uso de las palabras claves.

Ten en cuenta la longitud de tu contenido. Se estima que entre 1500 a 2500 palabras es lo adecuado para transmitir con propiedad un mensaje.

Concéntrate, tómate tu tiempo, y cuando hayas terminado, no olvides re-leer y revisar.


3. Títulos h1, h2 , h3… y subtítulos

A veces nos esforzamos mucho en el contenido... y nos olvidamos del título.

El título principal (h1) debe motivar, mostrar, captar… pero también debe indicar los beneficios de leer ese contenido. ¿Qué se gana leyendo este texto? ¿Se satisface alguna necesidad del usuario? ¿Se expresa el beneficio?

Los datos son parte de los títulos. Los datos captan. Recuerda siempre mostrar información veraz al usuario, de lo que podrá encontrar en el contenido al hacer click. Pero, una pregunta también puede ser un título.

En el título se debe colocar la palabra clave principal. Eso no puede obviarse. Allí buscará Google.

Los otros encabezados (h2, h3... y subtítulos) son también importantes y puedes orientarlos con características similares al título principal. Además, te ayudan a darle formato y estructura al contenido.

4. Meta descripción

¡Esos 160 caracteres valen! Debe ser corta, precisa, clara y muy contundente. Aquí hay que ir al grano, las palabras clave insertadas y en contexto. Son 160 caracteres para decirle al usuario: ¡Soy lo que estás buscando! Ella no te ayudará a posicionarte ante Google, pero puede hacer que el usuario haga click….

5. Renovación permanente de los contenidos

Hay que imprimirle variedad a tus contenidos. Por lo tanto, hay que estar publicando constantemente. Nuevos contenidos y actualización de los ya publicados es un mandamiento. Aquí es importante contar con la planificación de tus contenidos, y para ello, un calendario de contenidos te puede apoyar bastante.

6. Redacción clara, precisa, directa y emotiva

El usuario está buscando y sí en las primeras líneas no encuentra algo que lo cautive, se saldrá de la página. Así que al grano.

La tendencia es dar información de calidad, precisa, sin basura. Todo ello en párrafos cortos que no excedan 3 o 4 líneas.

Utiliza las palabras claves, en su contexto adecuado y sin abusar de ellas. Y, apunta a conectar a los usuarios, de manera diáfana y auténtica, con las emociones.

7. Diseño del sitio web

Nos referimos a cómo opera tu sitio web: de fácil navegación, intuitivo, llamativo. Los mapas de sitio son una buena opción para apoyar tu diseño.

La mayoría de los usuarios se conectan a la red desde sus teléfonos, así que tus páginas web deben estar diseñadas y programadas para que sean muy bien interpretadas desde los dispositivos móviles.

La velocidad con la que carguen tus páginas es de mucha importancia. Ese tiempo que tarde tu página en aparecer ante los ojos de tu usuario, es decisivo para que se quede o se vaya. Para Google también pesa.

Aquí hay que considerar aspectos técnicos como la ubicación de servidor que estas usando, la capacidad de procesamiento de solicitudes del servidor, cantidad y tamaño de las imágenes que usas.

Haz copias de seguridad de forma periódica. Que no te agarren desprevenido.

8. Diseño de la URL

Las URL impactan el posicionamiento. Crea URL amigables para el SEO y para los usuarios. Poner la palabra clave en la URL es de importancia. Puedes agregar texto que te interese posicionar, pero buscando que la URL sea corta.

9. Optimización de imágenes

Las imágenes ayudan a posicionar y también dan frescura a nuestros contenidos. Aprovéchalas al máximo.

El nombre del archivo que contiene la imagen debe llevar la palabra clave. Utiliza siempre las etiquetas alt y aprovecha de introducir la palabra clave.

10. Uso adecuado de los enlaces internos

Nos referimos a aquellos enlaces que van de una página a otra dentro de nuestro dominio. Esta es una tremenda oportunidad para mejorar el tráfico en nuestro sitio, ya que en tus contenidos puedes referenciar a otras páginas de tu blog. Esto mejora el tiempo de permanencia del usuario en tu sitio.

También contribuyen a indexar de manera más efectiva el sitio web y esto lo aprecia Google.

Es importante que se disponga de una estrategia clara de cómo enlazar los contenidos del sitio. Hay que usarlos con moderación y sin abarrotar al usuario. Además, los enlaces deben estar relacionados con el contenido que se lee y servir al usuario para que tenga más claridad en los conceptos.

Tips, técnicas, recomendaciones que caen dentro del SEO Off-page

1. Importancia de las redes sociales en el SEO

Definitivamente, las redes sociales apoyan tu posicionamiento. Publicar contenidos en ellas te da la oportunidad de dar a conocer lo que haces, lo que ofreces, de presentar tu marca. Y así los puedes enganchar y llevártelos a tu sitio, así que:

  • Precisa bien cuál, de todas las redes sociales, es la que más te conviene.
  • Aprovecha los grupos ya creados.
  • Comparte contenido de alta calidad.
  • Realiza acuerdo con influenciadores.
  • Aprovecha ir midiendo el impacto en las redes y cómo esto incide en tu sitio.

2. Lograr enlaces externos de calidad hacia tu sitio

Conocidos como Backlinks, los enlaces hacia tu página desde páginas externas son un instrumento muy valioso para lograr posicionamiento.

El número de backlinks de tu página es importante. Mientras más páginas externas de conocida relevancia hagan enlace hacia tus páginas, mayor notoriedad y jerarquía ganará tu web ante Sr. Google.

¿Cómo conseguirlos? Escribiendo en blogs de mayor jerarquía, donde seas invitado, y desde allí haces enlace a tus propias páginas; siempre con moderación y acordado con el responsable del sitio que te invita.

Desde los comentarios a blogs, redes sociales y comerciales, puedes lograr incrementar el número de backlinks.

Sólo recuerda, más que de cantidad, se trata que otros sitios web de jerarquía, calidad y autoridad refieran tus contenidos.

3. Medir y hacer análisis

Es necesario medir, de manera integral y sistémica lo que estás haciendo; para evaluar y mejorar.

Contar con la mayor información de los usuarios que te visitan es vital. Saber por qué te visitan, cuanto tiempo han estado en tu web, por qué se van, como llegaron a tu web, son algunas informaciones relevantes.

Apóyate en herramientas para ello. Y con base a los resultados, toma las acciones que se requieran.

Unos consejitos para finalizar

  • Confianza y credibilidad: Gánatela con integridad, congruencia y perseverancia.
  • Empatía hacia los usuarios: Escúchalos, compréndelos, y actúa en consecuencia.
  • A prepararnos para cosas nuevas: búsquedas por voz, blockchain SEO, algoritmo Fred...

Sigue el mundo girando, y con él, el SEO también se mueve.


Si te gustó este artículo, te recomendamos otros que seguro te interesarán:

Luz Mariela Ruiz

Ingeniero de Sistemas con experiencia en Planificación Estratégica y Análisis Organizacional. Como creyente de la magia en las letras, me dedico a la creacion de contenidos que se conecten con el lector, respondiendo a sus necesidades; siempre desde la ética y el respeto.

Mensajes Relacionados
Marcas y la CULTURA DE LA CANCELACIÓN

Ser "cancelado” ¿Una táctica de Marketing peligrosa o una mala decisión? La cultura de la cancelación es una práctica frecuente y saber cómo enfrentarla puede ayudarte en tu estrategia.

4 ejemplos exitosos de Marketing de Contenidos B2B

¿Ya implementaste el marketing de contenidos B2B? Aunque para algunos estos conceptos sean agua y aceite, te vas a impresionar con los beneficios que genera esta estrategia.

CÓMO CREAR CONTENIDOS para procesos EDUCATIVOS en 5 pasos

Con estas 5 claves descubrirás cómo crear contenidos educativos digitales para un aprendizaje efectivo. Te enseñamos los pasos a seguir y las herramientas a utilizar.

Podcasting: cómo integrar el audio correctamente en tu estrategia de contenidos

Es poco probable que tu podcast tenga éxito si no lo integras a una estrategia de contenido. ¡Aquí te enseñamos cómo hacerlo de la mejor forma!