Lecciones de storytelling con Margaret Atwood y su Cuento de la Criada

09 Dec, 2019   |   de Luz Mariela Ruiz   |   Publicaciones Especiales

Escribir sobre Margaret Atwood es todo un atrevimiento de mi parte. Así que pido permiso y disculpas por atreverme. Y no es cuestión de sentirme una hormiguita como redactora al lado de esta insigne mujer. Definitivamente, no.

Al descubrir la humanidad que reina en esta mujer, lo menos que sentimos es un escalofrío entusiasta que recorre nuestras fibras más internas, y nos conecta con esa esencia pura y pragmática que todos los seres humanos llevamos por dentro.

Esa que nos lleva a cuestionarnos, a alabarnos, a convertirnos desde ya, en devotos de las causas justas estén donde estén, desde una óptica pragmática supremamente conmovedora.

¿Quién es Margaret Atwood?

Atwood, de origen canadiense, inició a los 19 años escribiendo sus primeros poemas. La influencia mitológica la marcó, pero allí mismo se arrimó al misterio.

En palabras de la propia autora, nos cuenta cómo se convirtió en poeta:

“La poesía se nutre de la parte melancólica del cerebro, y si no haces nada para evitarlo, te encuentras caminando lentamente por un largo túnel sin salida. Yo he evitado esta situación convirtiéndome en ambidiestra: también escribo novelas.”

En esas novelas, la ciencia ficción se ha convertido en uno de sus géneros preferidos. El enfoque que les otorga y la investigación que realiza para escribirlas, le permite sustentarlas de una manera tan precisa que el lector fácilmente concluye que lo que está leyendo puede pasar de ciencia ficción a una aterradora realidad, totalmente factible de que ocurra en cualquier momento.

Siempre ha manifestado marcado interés por los avances científicos, orientados a darle respuesta a las principales necesidades reales de la humanidad y su entorno. De allí viene su apoyo irrestricto a las luchas por el cambio climático.

La poeta es ferviente defensora del feminismo, siempre y cuando esté orientado a “ayudar a las mujeres a confiar en sus posibilidades”. Feminismo para la igualdad, nunca para la venganza.

Se trata de una mujer y escritora ejemplar. Congruente y coherente, con una mirada cristalina para sumergirnos en ella y apropiarnos de los que nos regala, que batalla contra cualquier forma de opresión y de injusticia contra los sectores más vulnerables de cualquier sociedad

Lecciones de storytelling con Margaret Atwood

Vamos a partir de su aclamado Cuento de la Criada, escrito en 1985, para descubrir las lecciones y recomendaciones que nos deja esta insigne escritora y luchadora por la vida con respeto e inclusión.

Para ello, preparé un resumen breve sobre la obra:

Una plaga de infertilidad asota a la humanidad. La mayoría de las mujeres quedaron infértiles. Ante esta situación, ocurrida en los Estados Unidos, un grupo de “elegidos” auto-designados se atribuyen el poder de hacer una “revolución” de origen conservador y religioso.

El poder político lo asumen los Líderes de los Fieles; los “elegidos auto-designados”. Se reparten el poder y establecen una dictadura totalitaria. Acaban con los llamados derechos humanos. Comienza la aplicación estricta de lo que dice la Biblia Judeo-Cristiana.

Establecen una estructura social dividida entre castas. Las mujeres pasan a estar oprimidas absolutamente, y son propiedad de los hombres. Pierden hasta su nombre; pasan a llamarse con el apellido de su sueño.

Defred, es la protagonista de la serie basada en el libro de Atwood. “De Fred” significa que es de Fred Waterford, su dueño. June, que es su nombre verdadero, no puede utilizarlo. Pasó a ser una propiedad de su amo y adopta un patronímico de la familia donde vive.

Todo lo que gira alrededor de la casa le corresponde a la mujer. El poder, la política, los negocios, etc. son terrenos unicos de los hombres.

La represión es el arma cotidiana. La homosexualidad es condenada de forma absoluta. Solo la maternidad y la heterosexualidad es lo que corresponde a la mujer en cuanto a su sexualidad.

Las mujeres que quedaron infértiles y que pertenecen a la escala social inferior, se encargan de las tareas domésticas. A las esposas infértiles pero casadas y de escalas sociales superiores no les queda más remedio que hacer el papel de esposa sumisa.

Aparecen ahora las reproductoras o criadas. Vestidas todas con una túnica roja y gorro blanco. Son las más preciadas, valen por su útero y ovarios y representan la esperanza de la reproducción. Son capturadas y adoctrinadas, convirtiéndolas en verdaderas esclavas sexuales.

Son asignadas a los grandes comandantes de la “revolución”. Los Comandantes las violan, al frente de sus esposas y la Biblia. Pero para ellas eso debe considerarse como una bendición de Dios.

Vestidas de rojo, las Criadas deben caminar por las calles de dos en dos, para que se acompañen y cuiden. Sin embargo, la verdadera intención del sistema impuesto, es que una se convierta en la vigilante de la otra, y se delaten entre ellas. De esta forma, no es fácil formar círculos de confianza.

Atwood también nos va dando las claves para ir venciendo la opresión. Saltar la desconfianza y generar vínculos de unión es lo que les toca. Cuidarse de verdad entre ellas, comprender la importancia del bien común y crear confianza es lo que puede ayudarlas porque están solas.

La autora, de manera magistral, nos pone al frente de situaciones totalmente factibles de que ocurran hoy día. De hecho, muchos casos presentados corresponden con investigaciones reales que han sucedido de forma aislada.

Su obra puede decirse que es un vistazo al futuro desde lo real. ¡Esto es lo más aterrador de la historia!

Veamos algunas de las lecciones que rescaté de su obra:


Lección Nro. 1: inspiración en hechos reales

Margaret se inspira en hechos reales. En una entrevista realizada a Atwood, comentaba que:

“Todo lo que escribí en ese libro estaba sucediendo en ese momento o ya había pasado”.

Ella comenta en entrevistas que le han realizado con anterioridad que investiga mucho en los periódicos. Va recortando artículos de interés, curiosos, basados en hechos reales. Investiga en diarios personales de cualquier época, porque considera que allí aparecen reflejados detalles completamente reales de la época que dicen mucho de la condición humana.

Para inspirarse, Atwood se prepara e investiga en la historia. Se conecta con hechos reales, tanto antiguos como actuales. Los entrelaza y resulta una nueva historia.

Esto la lleva a modelar comportamientos reales. El lector percibe que todo puede ser cierto y eso la cautiva.

Dentro de esas realidades, Atwood incrusta otros elementos, tal vez imaginados, y quedan impregnados de la realidad que ya tiene plasmada por sus investigaciones históricas. Lo cual termina siendo una excelente fórmula de crear historias percibidas como factibles.

Lección Nro 2: si tienes que darle un giro a tu escritura, ¡hazlo!

A veces establecemos un camino a nuestra historia y nos aferramos tanto a ella que no permitimos hacer ningún cambio, aun cuando estemos trancados en su creación.

Nuestra Margaret nos dice que si nos provoca dar un giro a eso que habíamos definido como nuestra historia, lo hagamos sin temor. Incluso desde la primera página.

Lección Nro 3: evita las repeticiones

Hay tanto que contar que no vale la pena repetir. Si realizas investigaciones profundas, verás un infinito cúmulo de ideas que puedes plasmar en tus historias, sin tener que repetir.

Lección Nro. 4: maneja el misterio

Cuando lees el libro o ves la serie, te haces montones de preguntas. Pero al final el lector o el espectador sabe lo mínimo, lo indispensable en ese momento. Atwood apela a un fino manejo del misterio. No dice ni muestra demás. Tus preguntas se van respondiendo pero cuando ella quiera. Por otro lado, hay algunas interrogantes que no cuentan con respuestas. Se las deja al lector.

En el Cuento de la Criada nunca te dice por qué llegaron a ese nivel de opresión y represión. Solo te muestra que esa sociedad está llegando a eso después de jactarse de ser la mejor democracia del mundo y de tener la mayor libertad. Se refiere directamente a los Estados Unidos.

El hilo del misterio se mantiene en toda la novela y el lector está a la expectativa todo el tiempo. El ritmo de la narración no decae, por el contrario, se mantiene.

Consejos directos de la propia Margaret Atwood

En un artículo publicado por el periódico británico The Guardian, Atwood nos regala 10 consejos muy valiosos, que quiero compartir.

  1. “Dos lápices son mejor que una pluma: lleva un lápiz para escribir en los aviones porque las plumas se descargan. Otra cosa es que si el lápiz se rompe, no podrás afilarlo en el avión, por lo tanto: lleva dos lápices”.
  2. “Si los lápices se rompen, usa tu imaginación: si ambos lápices se rompen, puedes afilarlo con una lima de uñas de metal o vidrio”.
  3. “No te olvides del papel: lleva algo donde puedas escribir y en este caso el papel está bien. Si surge la necesidad, un trozo de madera o uno de tus brazos servirán”. Agrego: o en una servilleta.
  4. “ No te fíes de los ordenadores: si usas un ordenador o herramienta tecnológica, haz siempre una copia de seguridad del nuevo texto guardándola en una tarjeta de memoria”. Agrego: o en creando una biblioteca virtual en una nube
  5. “ Cuida tu cuerpo: realiza ejercicios para la espalda porque el dolor tiende a distraer”.
  6. “ Mantén la atención del lector: esto funciona mejor si puedes mantener la tuya. Aunque no sabes quién es el lector, por eso esto es como pescar con una honda en la oscuridad. Lo que le fascina a A aburrirá mortalmente a B”.
  7. “ No olvides que elegiste esto: Probablemente necesitarás un diccionario, un libro de gramática elemental y mucho contacto con la realidad; esto significa que nadie regala nada. La escritura es trabajo y también es una apuesta. No tienes un seguro. Otra gente puede ayudarte un poco, pero en esencia estás solo. Nadie te está obligando a esto: tú lo elegiste, así que no te quejes".
  8. “Encuentra un buen beta lector: nunca puedes leer tu propio libro con la inocente anticipación que viene con esa deliciosa primera página de un nuevo libro, porque la has escrito tú. Has estado entre bambalinas y has visto cómo los conejos se metían dentro del sombrero. Por lo tanto, pídele a uno o dos amigos que le echen un vistazo antes de que lo lea alguien del mundo editorial. Este amigo no debería ser nadie con el que tengas una relación romántica, a menos que quieras romper”.
  9. “ No te sientes a esperar: si estás perdido en la trama o bloqueado, vuelve sobre tus pasos para ver dónde te equivocaste. Luego elige el otro camino y/o cambia a la persona, el tiempo verbal o la página de inicio”.
  10. “Deberás creer: orar puede funcionar, o leer alguna otra cosa. También una constante visualización del santo grial que es la versión terminada y publicada de tu resplandeciente libro”.

Cerrando filas con Atwood

En 2014, la aclamada escritora, crítica y poeta, nos ofreció unas reflexiones vinculadas con la técnica de storytelling, que tanto protagonismo tiene dentro del Marketing de contenidos:

  • "Somos lo que contamos: Historias como humanos"
  • “Todos los humanos son narradores de historias por naturaleza. Los escritores que escriben historias son transmisores de historias y narradores de historias”
  • “Somos las historias que contamos, hemos contado y escrito. Y sí, las historias que escribimos nos escriben a su vez”
  • “Y también somos las historias que se cuentan sobre nosotros y eventualmente, no mucho más”
  • “Pero escribir una historia siempre es un gesto de esperanza. ¿Por qué? Porque estás asumiendo que habrá alguien vivo que estará interesado en él y que lo leerá más adelante en el tiempo. Eso es algo realmente esperanzador"

Adquirir su libro, El cuento de la Criada, o ver la serie, es lo que a muchos les provocaría.

Aquí dejamos el enlace para la adquisición del libro; que según su propia autora supera ampliamente a la serie.

La despedida

Hemos visto un poco acerca de Margaret Atwood. Una mujer escritora que está en sintonía plena con el mundo y con lo humano. Sensibilidad, ironía, denuncia, profundidad psicológica y esperanza son algunos sustantivos que se conjugan en sus letras.

En una entrevista que le hiciera el diario El País, el 22 de noviembre de 2017, Margaret nos regala otra reflexión hermosa:

“La naturaleza no es algo que está ahí afuera. Es tu cuerpo, el aire que respiras, el agua que bebes. Todo eso es naturaleza, destrozarla es destruir a la humanidad. Si la naturaleza se va, nos vamos todos”.

La invitación a leerla y tenerla en nuestro radar pareciera ser muy pertinente.

Contemos historias, con humor, certezas y respeto. El storytelling tiene en Atwood un ejemplo a seguir; y nosotros en ella, una tremenda referencia.

Luz Mariela Ruiz

Ingeniero de Sistemas con experiencia en Planificación Estratégica y Análisis Organizacional. Como creyente de la magia en las letras, me dedico a la creacion de contenidos que se conecten con el lector, respondiendo a sus necesidades; siempre desde la ética y el respeto.

Mensajes Relacionados
¿Cómo las marcas apoyan las campañas contra el cáncer de mama efectivamente?

Qué hacen las grandes marcas para luchar contra el cáncer de mama y cuáles son las mejores estrategias para crear estas campañas.

El inktober cumple 10 años y sigue retando a las comunidades

Descubre que es el reto inktober, cómo los challenges pueden ayudar a nuestras campañas publicitarias y la importancia que tiene este contenido generado por el usuario.

Festeja el día de la alimentación con marketing saludable y las marcas que te cuidan

¿De dónde nace el día de la alimentación y por qué se celebra? Aprovechando este día te enseño cómo utilizar favorablemente el Marketing Saludable.

5 Estrategias de contenidos que hacen historia en la moda

La Semana de la Moda en Paris es un excelente momento para conocer qué es el fashion marketing, en especial las 5 mejores estrategias aplicadas por las más importantes casas de moda.